cerrar
Acceso Usuarios

Flash Noticias

Mascotas en verano

Hemos introducido un nuevo articulo para cuidar de nuestras mascotas durante el verano.

Copia y pega el siguiente linK:

http://www.vetclinic.es/index.php/es/blog/83-varios/500-mascotas-en-verano

 

 

Artículos de la revista
LAS ESPIGA… DOLOR DE CABEZA PARA EL PROPIETARIO
Blog - Artículos de la revista
Escrito por Miguel Rico   
Lunes, 30 de Mayo de 2016 10:21

Alejandra Sánchez, veterinaria en Vet Clinic Centros Veterinarios, Rubí
Con el buen tiempo apetece ir a dar una vuelta, en los meses de Mayo y Junio es típico encontrar plantas y maleza que han crecido, sobretodo si vamos a dar una vuelta por el campo, montaña o, incluso, en ciertas zonas de la ciudad con jardines o parques descuidados.
Algunas de estas plantas como el trigo producen espigas para su reproducción, no obstante hay el riesgo de que estas espigas entren por la nariz, en los ojos, enredado en el pelo, clavado en la piel o en los oídos de nuestras mascotas, convirtiéndose en una de las visitas más frecuentes al veterinario.

Imagen extraida de animalmascota.com
¿Cómo afectan al perro?
La forma más típica es la espiga dentro de la nariz, en algunos casos el propietario es consciente o incluso ve el momento como le entra la espiga por el orificio de la nariz, con la propia respiración la espiga no suele quedarse en la parte externa de la nariz, sino que va migrando hacia dentro, produciendo una evidente irritación de las fosas nasales con estornudos incesantes. En algunos casos la espiga puede pasar de la nariz a la garganta, se la tragan y queda en una anécdota, no obstante existe el riesgo de que la espiga quede dentro de la nariz produciendo una infección importante.

Otra forma frecuente es que se quede una pequeña espiga en el ojo, parece extraño o incluso de ciencia ficción, pero no es tan raro de ver que, de pronto, el perro tiene el ojo inflamado y cerrado, rehusando abrirlo. esto se puede deber a un roce con la maleza que le haya producido una pequeña úlcera o defecto en la córnea, pero en algunos casos puede deberse a que la espiga se queda atrapada debajo de la membrana nictitante (tercer párpado).

Hay algunas visitas más que se pueden producir, como por ejemplo que una espiga entre dentro del oído del animal también producirá una inflamación asociada muy importante y una otitis secundaria, por lo que habrá que retirar la espiga y tratar el daño producido.
Finalmente, aunque no es demasiado común, la espiga puede quedar clavada en la piel y penetrar dentro ¿ciencia ficción?, lo cierto es que no, en algunos casos crean trayectos que se infectan a su paso, haciendo abscesos que hay que drenar y, por supuesto, retirar la espiga causante de todo este dolor de cabeza.

¿Qué debo hacer?
Las espigas dentro de la nariz no se pueden ver a simple vista, ni se pueden retirar con el instrumental que disponemos en casa, así como tampoco en el resto de casos. Recomendamos que os abstengáis de armaros con pinzas y de intentar quitarlas vosotros puesto que tanto el oido como la nariz son dos localizaciones muy sensibles y muy irrigadas, pudiendo agravar los daños que ya hayan, ¡y mucho menos en los ojos!
Por tanto os recomendamos que acerquéis a vuestra mascota al centro veterinario de confianza, allí se os asesorará de los tratamientos y cuidados, en muchos de los casos las extracciones se deberán realizar bajo sedación y son sumamente delicados, pero por suerte la gran mayoría de casos quedan en un pequeño susto.

Así que ya lo véis, desde el equipo de Vet Clinic os recomendamos que intentéis evitar, en la medida de lo posible que vuestras mascotas paseen por zonas de maleza, y no solo perros, vigilad también las incursiones de los felinos, que a veces llamados por los roedores, también pueden llevarse algún susto con las espigas.

 
El mareo en el perro
Blog - Artículos de la revista
Escrito por vetclinic1   
Jueves, 28 de Febrero de 2013 21:00

Uno de los motivos por los que los propietarios no quieren llevar a sus mascotas de vacaciones o a lugares que impliquen un trayecto largo es por el miedo a que se mareen o pasen un mal rato en el coche, desde Vet Clinic queremos daros alguna información al respecto para que comprendáis un poco los mareos y que sepáis que hay maneras de intentar controlarlo.

 

¿Con qué frecuencia se marean los perros en los viajes?

¿Sabías que el 48% de los veterinarios tienen como mínimo un caso de mareos por viaje en perros en un mes?
El perfil de perros que padecen mareos por viaje es:

  • 34% son cachorros (menores de un año)
  • 48% son perros adultos (entre uno y siete años)
  • 18% son perros mayores (con ocho o más años)

Se realizaron encuestas y se vio que los perros que se marean de cachorros tienen más probabilidad de seguir mareándose de adultos, esto es lógico si pensamos es parecido a las personas, algunos tienen tendencia desde pequeños a no llevarse bien con el coche.

 

 

¿Cómo puedo saber si mi perro se marea en el coche?

Durante el viaje

La presencia de uno o varios de los síntomas siguientes sugieren que tu perro puede sentirse mareado cuando viaja:

 

  • Exceso de saliva (babeo excesivo)
  • Jadeo, tragar saliva, lamerse los labios
  • Inquietud, ansiedad, temblor
  • Ganas de vomitar
  • Vómitos

 

Los síntomas de mareo varían de perro a perro. Por ejemplo, algunos sencillamente pueden vomitar sin mostrar ninguna otra señal.  Hay que tener en cuenta que si además se realiza en un coche con poca ventilación y en meses de calor podemos confundir estos síntomas con los de "hipertermia" o "golpe de calor" que son cosas completamente diferentes.


Antes del viaje

Los perros aprenden rápidamente que los viajes en coche son incómodos, por lo que pueden empezar a mostrar señales de ansiedad tan pronto como se dan cuenta de que les van a meter en el coche. Algunos podrían vomitar antes de iniciar el viaje o incluso antes de meterlos en el coche. Es por ello que se recomienda llevar al perro en un transportín a los pies de los asientos o en el maletero de manera que evitemos que se balancee en la medida de lo posible, además de garantizar su seguridad en caso de accidentes. Otra opción que algunos propietarios eligen es la de llevar al perro con un arnés especial con cinturón de seguridad, no obstante esta opción suele ser más peligrosa para el perro en caso de colisión o accidente.


¿Qué hacer si tu perro se marea?

En primer lugar, no hay necesidad de cambiar o restringir tu estilo de vida ni tus planes de viaje sólo porque tu perro sufra mareos en el coche. Existen métodos eficaces y fiables para impedir el problema.


Productos veterinarios

En algunos casos puede no ser suficiente las medidas que puedas incorporar para evitar el mareo de tu perro, por lo que nuestro equipo veterinario puede recomendarte o recetarte algunos fármacos para prevenir el mareo.
No obstante estos productos tienen un efecto sedante, lo que por una parte reduce la ansiedad del perro a estar en el coche, pero por otro lado tienen efectos secundarios como cualquier otra medicación de este tipo, es por ello que se recomienda siempre hacer un buen chequeo del estado de salud de la mascota.


Consejos generales

Abrir las ventanillas un poco para dejar entrar algo de aire puede ayudar a que tu perro se sienta mejor. Además, evita fumar o cualquier otro olor fuerte en el coche. Las paradas regulares, con la posibilidad de bajar del coche, correr un poco y beber agua, también pueden ayudar. Sin embargo, estos consejos por sí solos podrían no ser suficientes para impedir el mareo.


Modificación de la conducta

Puedes intentar acostumbrar al perro a tu coche gradualmente incrementando poco a poco la cantidad de tiempo que pasa dentro del mismo. Sin embargo, este planteamiento puede llevar mucho tiempo y ser frustrante a la vez. Si lo has intentado y no ha funcionado bien, no te des por vencido: pide a tu veterinario que te recomiende algún otro modo de impedir el problema.


¿Por qué se produce el mareo?

Los mecanismos exactos que producen el mareo no se comprenden en su totalidad. Los seres humanos y los perros se las arreglan para mantener el equilibrio gracias a un inteligente mecanismo contenido en el oído interno que envía señales al cerebro. El movimiento producido en un coche o en el mar estimula este mecanismo que bombardea el cerebro con señales. Estas señales empeoran con el estrés (quizás causado por malas experiencias anteriores) y estimulan las áreas del cerebro que produce los sentimientos de náusea y, después, vómitos.
Sólo cuando cese el movimiento desaparecerán lentamente las sensaciones de náusea a medida que la actividad cerebral vuelva al nivel normal.
Los medicamentos para el mareo funcionan bloqueando las señales del cerebro que causan náusea y vómitos. Algunos medicamentos producen somnolencia o sedación debido a tus efectos en otras partes del cerebro impidiendo al animal disfrutar del viaje. Sin embargo, no todos los tratamientos para el mareo tienen estos efectos.



 

 
Tumores mamarios en felinos
Blog - Artículos de la revista
Escrito por vetclinic1   
Lunes, 25 de Febrero de 2013 20:10

Los tumores mamarios felinos (TMF) son los terceros en incidencia en esta especie. La ovariohisterectomía (esterilización) realizada a temprana edad disminuye el riesgo de estas neoplasias en la edad adulta a más de la mitad. Suelen tener un crecimiento rápido e invasivo, ya que la mayoría (80-96%) son malignos, por lo que el tratamiento siempre ha de ser más agresivo que en el caso de la perra.

En gatas jóvenes es frecuente la aparición de displasias, provocadas por un estímulo hormonal (progestágenos) entre las que destaca el complejo hipertrofia fibroadenoma (CHF). Para establecer el diagnóstico definitivo, es necesario el estudio histológico del tumor, aunque la citología es diagnóstica en muchos casos. Antes de tratar los tumores, hay que evaluar la extensión tumoral, y para ello hay que hacer un examen clínico completo, una exploración de las 2 cadenas mamarias y los ganglios axilares/inguinales (y citología si se sospecha que están afectados), evaluación radiológica del tórax y, en ocasiones, evaluación ecográfica del abdomen.

El tratamiento de elección de los TMF es el quirúrgico. Se establece en función de la historia y el estadio clínico (extensión de la enfermedad), la edad y el estado general del animal (presencia de enfermedades concurrentes).

 

Tratamiento quirúrgico.

La escisión quirúrgica puede ser curativa en muchos casos, mejora la calidad de vida y además permite el estudio histopatológico del tumor. La cirugía de un TMF nunca debe posponerse dada la elevada agresividad de los mismos. Únicamente en los estadios clínicos local avanzado (tumores de gran tamaño y adherencia) y en el de metástasis a distancia no se recomienda la escisión quirúrgica; aunque en el último caso, se puede realizar una cirugía conservadora y paliativa si las metástasis son de pequeño tamaño.

La edad es un factor a tener en cuenta; ya que si aparecen nódulos mamarios que crecen rápidamente en una gata menor de 3 años, lo más probable es que se trate de una displasia mamaria (CHF). En estos casos, la retirada del producto hormonal (progestágeno), la castración y el empleo de medicamentos anti-hormonales (ver tratamiento hormonal) suele ser suficiente. Solamente en algunos casos en los que después de estas medidas la displasia no se ha reducido completamente, puede ser necesario extirpar quirúrgicamente la lesión mamaria.Por otro lado, en una gata adulta, en ningún caso la edad debe impedir la escisión quirúrgica, siempre que el estado clínico del animal sea estable y el riesgo anestésico moderado. La presencia de enfermedades concurrentes graves sí puede posponer o rechazar una intervención quirúrgica.

En general, la ovariectomía en el momento de la cirugía de los TMF no evita el desarrollo de nuevas neoplasias malignas, ni mejora el pronóstico de los tumores malignos, aunque es recomendable para evitar la aparición de nuevas neoplasias mamarias benignas y otras enfermedades.

Existen varias técnicas quirúrgicas que se practican en función del número de tumores, de las características clínicas de los mismos (tamaño, adherencia y ulceración), de la afectación ganglionar y del estado clínico del animal. La escisión de los tumores mamarios en la gata debe ser siempre agresiva. Así la nodulectomía (extirpación del tumor pero no de la glándula) está contraindicada. Se puede hacer mastectomía simple si el tumor es de pequeño tamaño (< 1 cm), dejando siempre un margen amplio de 3 cm alrededor. Si el tumor mide 1 cm o más, pero es menor de 2 cm, se puede hacer mastectomía regional (1ª y 2ª mamas o 3ª y 4ª) o completa, aunque siempre es recomendable la mastectomía completa, ya que se ha comprobado que la 2ª mama puede drenar al ganglio inguinal, y que la 3ª puede hacerlo al axilar. Si el tumor mide 2 cm o más, especialmente si alcanza los 3 cm, el pronóstico es malo, y se recomienda siempre una mastectomía completa radical, y como es probable que el tumor esté invadiendo la cadena mamaria contra-lateral, posteriormente se debe hacer mastectomía de la cadena contralateral.

Los ganglios axilares deben extirparse si están afectados (macroscópicamente o mediante citología) y respetarse en caso contrario, los inguinales, se quitan siempre que se extirpe la mama inguinal.

 

Quimioterapia.

La quimioterapia en TMF se puede emplear de varias formas.

La forma adyuvante posquirúrgica es cuando se realiza después de la cirugía en casos con un pronóstico clínico e histológico malo para tratar la enfermedad micrometastásica, o bien, cuando existen metástasis a distancia después de haber extirpado los tumores primarios.

Los quimioterápicos que han demostrado tener eficacia en los TMF son principalmente la doxorubricina, la mitoxantrona, ciclofosfamida, vincristina, gemcitabina y carboplatino. El más frecuentemente empleado y probablemente más eficaz es la doxorubricina. En su lugar, para evitar la cardiotoxicidad de la doxorubricina, se puede emplear la mitoxantrona (novantrone®). Se recomienda un total de 4 a 6 ciclos después de la cirugía. Estos dos quimioterápicos se pueden administrar solos o en combinación con vincristina y ciclofosfamida, aunque no se ha demostrado que la quimioterapia combinada sea más eficaz que la simple.

Puesto que la mayoría de los TMF son malignos y cuando se diagnostican están ya avanzados (con afectación ganglionar regional), la administración posquirúrgica (después de la extirpación de todos los tumores primarios y ganglios afectados) está indicada en muchos casos.

Sin embargo, no existe un protocolo específico para este tipo de neoplasias, y hay controversia en relación a su eficacia.

En un primer estudio en el que se trataron gatas cáncer de mama de malignidad elevada con doxorubricina después de la cirugía de los tumores, comprobaron que la supervivencia total de la gatas tratadas con quimio era de 448 días y el tiempo libre de enfermedad de 255 días, supervivencias similares a las reportadas por otros estudios sin quimioterapia. En un trabajo reciente en 73 gatas se ha demostrado que, cuando se realiza mastectomía radical unilateral, la supervivencia de las gatas tratadas con doxorubricina es mayor que las de las no tratadas con quimioterapia (1.998 días versus 414 días, respectivamente). Sin embargo, si la cirugía no es radical, la diferencia entre la supervivencia de las gatas tratadas y las no tratadas con quimioterapia no es estadísticamente significativa. Hacen falta estudios clínicos sobre la eficacia de quimioterapia metronómica (oral a dosis bajas) en gatas con tumores mamarios.

Tratamiento hormonal y otras terapias.

El uso de medicamentos con actividad antihormonal o anti-receptor hormonal (estrógenos y progesterona) no se ha estudiado en profundidad en TMF malignos. Sin embargo, las displasias mamarias felinas poseen un elevado número de receptores de estrógeno y progesterona y, el CHF está ocasionado por un exceso de progesterona (por la aparición del primer celo, la gestación, o por el uso de progestágenos tanto en machos como en hembras). Se ha demostrado que la administración del bloqueante del receptor de progesterona (aglepristona, alizine®) disminuye y puede llegar a eliminar el CHF tras su administración durante 2 a 4 semanas. Además del tratamiento con aglepristona, se recomienda la ovariohisterectomía y, sólo en algunos casos en los que después del tratamiento con aglepristona la displasia mamaria no ha desaparecido completamente, está indicada la mastectomía.

Por otro lado, no existen muchas referencias clínicas sobre la eficacia y toxicidad de medicamentos anti-ciclooxigenasas (Cox-2) en gatas con tumores mamarios felinos, aunque sí se ha demostrado que la inmunoexpresión de esta ciclooxigenasa es mayor en tumores malignos que en benignos, por lo que su uso podría estar indicado como paliativo y, potencialmente antitumoral.

En un estudio retrospectivo en el que se trataron gatas con tumores mamarios de elevado grado de malignidad con doxorrubricina y meloxicam, no se encontraron diferencias significativas en cuanto a la supervivencia de las gatas tratadas, pero hacen falta más estudios para conocer la eficacia de estos medicamentos.

La combinación de un diagnóstico precoz, de cirugía agresiva y de quimioterapia postquirúrgica son las herramientas que aumentan la supervivencia en gatas con TMF malignos.

Dolores Perez Alenza

Universidad Complutense de Madrid

Proceedings of the Southern European Veterinary Conference - SEVC -

Sep. 29-Oct. 2, 2011, Barcelona, Spain

Borrego JF; Cartagena JC; Engel J. Treatment of feline mammary tumours using

chemotherapy, surgery and a COX-2 inhibitor drug (meloxicam): a retrospective study of 23

cases (2002-2007)*.Vet Comp Oncol. 2009;7(4):213-21.

Giménez F; Hecht S; Craig LE; Alfred M Legendre. Early detection, aggressive therapy:

optimizing the management of feline mammary masses. J Feline Med Surg. March

2010;12(3):214-24

McNeill CJ; Sorenmo KU; Shofer FS; Gibeon L; Durham AC; Barber LG; Baez JL;

Overley B. Evaluation of adjuvant doxorubicin-based chemotherapy for the treatment of feline

mammary carcinoma. J Vet Intern Med. 2009;23(1):123-9.

Novosad CA; Bergman PJ; G O'Brien M; McKnight JA; Charney SC; Selting KM;

Graham JC; S Correa SS; Rosenberg MP; Gieger TL. Retrospective evaluation of adjunctive

doxorubicin for the treatment of feline mammary gland adenocarcinoma: 67 cases. J Am Anim

Hosp Assoc. 2006;42(2):110-20.

Jurka P and Max A. Treatment of fibroadenomatosis in 14 cats with aglepristonechanges

in blood parameters and follow-up. Vet Rec 2009; 165: 657-660

 
Blog - Artículos de la revista
Escrito por ImaginaVet   
Martes, 01 de Junio de 2010 00:00

Camaleón

Calidoscopio natural
"...De todos los reptiles es, tal vez el camaleón, el más fascinante, por su morfología, comportamiento, mimetismo y aptitudes para la caza..."
 
Blog - Artículos de la revista
Escrito por ImaginaVet   
Martes, 01 de Junio de 2010 00:00

Otitis Externa

¿ le huelen las orejas a tu mascota ?

"la infección del oído es una patología frecuente en nuestras mascotas, y requiere atención veterinaria para evitar que se cronifique"

 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>

JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL