cerrar
Acceso Usuarios

Flash Noticias

Mascotas en verano

Hemos introducido un nuevo articulo para cuidar de nuestras mascotas durante el verano.

Copia y pega el siguiente linK:

http://www.vetclinic.es/index.php/es/blog/83-varios/500-mascotas-en-verano

 

 

Hipomotilidad gastrointestinal en conejos
Usar puntuación: / 9
MaloBueno 
Artículos - Animales Exóticos
Escrito por Bet   
Miércoles, 24 de Febrero de 2010 12:16

HIPOMOTILIDAD GASTROINTESTINAL EN CONEJOS.

 

Una óptima motilidad gastrointestinal en los conejos es fundamental para la buena digestión de los alimentos, absorción del agua y electrolitos y para el mantenimiento de una flora intestinal saludable.

Cuando la motilidad se encuentra disminuida (hipomotilidad) se produce una impactación gástrica y una mala absorción de los nutrientes y los  fluidos para la microflora cecal.

El problema principal es un descenso o desaparición de los movimientos del estómago que en la mayoría de las veces termina con la impactación y deshidratación del bolo alimenticio, produciendo una obstrucción en el estómago y alterando el tránsito intestinal.

La presencia de esta patología es debida a diversos factores:

FACTORES PREDISPONENTES:

Estrés, miedo, cambios: el estrés estimula el sistema nervioso simpático y la liberación de hormonas adrenales, adrenalina y noradrenalina. Éstas inhiben  la motilidad gastrointestinal.

Tricobezoares: son bolas de pelo que se acumulan en el estómago. Los tricobezoares son hallazgos frecuentes en conejos con hipomotilidad digestiva y por mucho tiempo se pensó que serían éstos la principal causa de ello, por la obstrucción pilórica que causaban. Sin embargo, más recientemente se verificó que los tricobezoares, más que la causa, son el resultado de la hipomotilidad.

Cambios de dieta: la molitilidad gastrointestinal está también regulada por el contenido de fibra de la dieta. Se asocia en dietas ricas en carbohidratos y bajas en fibra (esencial para su correcta funcionalidad intestinal).

Falta de ejercicio

Mudas no controladas

Dolor: el dolor genera la liberación de catecolaminas y acentúan la hipomotilidad.

Síntomas

Este problema es gradual. Se puede apreciar una pérdida gradual del apetito, disminución de heces y muchas veces se produce diarrea debido a procesos digestivos secundarios.

Se presentan en la consulta animales con anorexia, decaimiento, posturas de dolor, estreñimiento total o parcial, muda, posible hipotermia y presencia o no de gas en el intestino.

A la palpación abdominal se aprecia un estómago con contenido crepitante (que cruje), más o menos compacto, lo cual unido a una anorexia de 2-7  días, nos encaminará hacia un diagnóstico de estasis gástrico.

En las radiografías se observa un estómago lleno e intestinos repletos de gas que acaban siendo dolorosos.

En resumen, la hipomotilidad gástrica puede conducir a:

1.        mpactación gastrointestinal con la posible formación de tricobezoares en el estómago.

2.        Gran acúmulo de gas principalmente en ciego.

3.        Deshidratación y desequilibrios electrolíticos.

4.        Hipoglucemia con lipidosis hepática y fallo hepático.

5.        Alteración de la microflora cecal con proliferación de agentes patógenos.

Diagnóstico

El diagnóstico se basa en la historia clínica y se confirma por radiografía.

En la radiografía simple se puede observar dilatación gastrointestinal provocada tanto por acumulo de gas como de alimento.

Como prueba diagnóstica complementaria se pueden realizar radiografías de contraste que nos ayudan a valorar otros datos como el tiempo de tránsito gastrointesnital, presencia de tricobezoares u obstrucción.

Tratamiento

El tratamiento consiste en rehidratar el contenido del estómago y estimular el movimiento del estómago e intestinos mediante la administración de fármacos y alimentación rica en fibra y agua.

Es vital restablecer el apetito, ya que el soporte nutricional es muy importante en la prevención de lipidosis hepática.

Si el animal tiene anorexia hay que corregir primero los desequilibrios hídricos y electrolíticos: según el grado de deshidratación se puede hidratar al conejo por vía oral, subcutánea o en casos graves intravenosa o intraosea. Si es necesario se colocará una sonda nasogástrica para dar alimentación y hidratación forzada.

Se pueden administrar otros medicamentos según complicación: analgésicos, protectores gástricos, antibióticos…

El tratamiento de la hipomotilidad gastrointestinal no es quirúrgico, pero pueden surgir complicaciones como la formación de tricobezoares que requieran de una intervención.

Prevención

En la práctica ofrecer dietas apetecibles ricas en fibra a conejos con riesgo de desarrollar estasis intestinal es muy importante.

 

Bet Castell Muixi.