cerrar
Acceso Usuarios

Seleccione idioma

Cursos y Formación

 

En VetClínic realizamos Formación para ATV entre otros.

Ir a formación

Galería de imágenes

Sube imágenes de tu mascota, queremos conocerla!

ir a galería

Alejandra Sánchez, veterinaria en Vet Clinic Centros Veterinarios, Rubí
Con el buen tiempo apetece ir a dar una vuelta, en los meses de Mayo y Junio es típico encontrar plantas y maleza que han crecido, sobretodo si vamos a dar una vuelta por el campo, montaña o, incluso, en ciertas zonas de la ciudad con jardines o parques descuidados.
Algunas de estas plantas como el trigo producen espigas para su reproducción, no obstante hay el riesgo de que estas espigas entren por la nariz, en los ojos, enredado en el pelo, clavado en la piel o en los oídos de nuestras mascotas, convirtiéndose en una de las visitas más frecuentes al veterinario.

Imagen extraida de animalmascota.com
¿Cómo afectan al perro?
La forma más típica es la espiga dentro de la nariz, en algunos casos el propietario es consciente o incluso ve el momento como le entra la espiga por el orificio de la nariz, con la propia respiración la espiga no suele quedarse en la parte externa de la nariz, sino que va migrando hacia dentro, produciendo una evidente irritación de las fosas nasales con estornudos incesantes. En algunos casos la espiga puede pasar de la nariz a la garganta, se la tragan y queda en una anécdota, no obstante existe el riesgo de que la espiga quede dentro de la nariz produciendo una infección importante.

Otra forma frecuente es que se quede una pequeña espiga en el ojo, parece extraño o incluso de ciencia ficción, pero no es tan raro de ver que, de pronto, el perro tiene el ojo inflamado y cerrado, rehusando abrirlo. esto se puede deber a un roce con la maleza que le haya producido una pequeña úlcera o defecto en la córnea, pero en algunos casos puede deberse a que la espiga se queda atrapada debajo de la membrana nictitante (tercer párpado).

Hay algunas visitas más que se pueden producir, como por ejemplo que una espiga entre dentro del oído del animal también producirá una inflamación asociada muy importante y una otitis secundaria, por lo que habrá que retirar la espiga y tratar el daño producido.
Finalmente, aunque no es demasiado común, la espiga puede quedar clavada en la piel y penetrar dentro ¿ciencia ficción?, lo cierto es que no, en algunos casos crean trayectos que se infectan a su paso, haciendo abscesos que hay que drenar y, por supuesto, retirar la espiga causante de todo este dolor de cabeza.

¿Qué debo hacer?
Las espigas dentro de la nariz no se pueden ver a simple vista, ni se pueden retirar con el instrumental que disponemos en casa, así como tampoco en el resto de casos. Recomendamos que os abstengáis de armaros con pinzas y de intentar quitarlas vosotros puesto que tanto el oido como la nariz son dos localizaciones muy sensibles y muy irrigadas, pudiendo agravar los daños que ya hayan, ¡y mucho menos en los ojos!
Por tanto os recomendamos que acerquéis a vuestra mascota al centro veterinario de confianza, allí se os asesorará de los tratamientos y cuidados, en muchos de los casos las extracciones se deberán realizar bajo sedación y son sumamente delicados, pero por suerte la gran mayoría de casos quedan en un pequeño susto.

Así que ya lo véis, desde el equipo de Vet Clinic os recomendamos que intentéis evitar, en la medida de lo posible que vuestras mascotas paseen por zonas de maleza, y no solo perros, vigilad también las incursiones de los felinos, que a veces llamados por los roedores, también pueden llevarse algún susto con las espigas.